Godín ESTÁNDAR vs. Godín PLUS

La increíble diferencia en las relaciones entre empleados gracias a las dinámicas de integración empresarial y ejercicios de team building

Escenario #1 Godín Estándar

Un lunes cualquiera, un Godín entra a la oficina. Como todos los días, cuando pasa a la joven y atractiva recepcionista, siente por un par de segundos un impulso a saludarla. Pero no lo hace…ni siquiera sabe su nombre. Nuestro Godín pasa por los escritorios de docenas de colegas, cabizbajo y en total silencio, saludando solo a dos o tres de sus más cercanos conocidos, e incluso ellos solo reciben un leve levantamiento de cejas de Godín.

Nuestro Godín se pasa el resto del día en su escritorio, emergiendo de su estupor oficinal para darle descanso a su cabeza y su trasero solo tres veces: dos para ir del uno, y una para ir del dos. Por suerte, no se tuvo que cruzar con nadie en el baño, porque cuando eso pasa, nunca sabe qué hacer o qué decir, y siempre se siente incómodo no solo en ese momento, sino el resto de la semana, cada que sus caminos se vuelven a cruzar. Cuando regresa a su escritorio, tiene varios mensajes pendientes. Por un momento, y a pesar de su experiencia, al contrario, le pasa por la mente una opaca ilusión: Tal vez uno de los mensajes sea un asunto personal (o al menos un tanto más social). Pero no. Todos los mensajes son simplemente alguna indicación o aclaración, en el usual tono de negocios — directo al grano, sin indicio alguno de humor, camaradería, o el reconocimiento de que Godín es un ser humano, no un Golden Retriever que sigue instrucciones en persecución de la chuleta proverbial.

No es que Godín odie trabajo o sea miserable — le pagan bien, puede ir a Acapulco tres veces al año (aunque esté un “poco” lleno), y tiene seguro dental. Pero podría ser mejor.

Al salir de la oficina, Godín pasa a la recepcionista, y se sorprende al ver que ella lo está mirando…y con una sonrisa. Godín recuenta su día en su cabeza rápidamente para asegurarse de que no consumió ninguna sustancia alucinógena, y que la recepcionista DE HECHO le está sonriendo. Pero en ese mismo momento, Gómez, un executivo dos niveles arriba de Godín, inicia una conversación con ella, y antes de que Godín tenga tiempo de procesar, ya está en el elevador. Durante 26 pisos, Godín se intenta convencer de que es mejor así, porque la recepcionista solo le traería problemas y probablemente está loca. Pero para el piso 12, está recitando líneas que le pudo haber dicho.

Para el piso 5, la oscuridad (su vieja amiga) ya se ha vuelto a asentar en su pecho, y Godín pone Eleanor Rigby en su iPhone.

Escenario #2 Godín PLUS

Un lunes soleado, otro Godín entra a la oficina. El fin de semana anterior, su empresa organizó una dinámica de integración para su equipo de trabajo en Valle de Bravo.

Godín saluda a Carmen, la recepcionista, y esta le devuelve el saludo y lo llama “La Bestia”, el sobrenombre que Godín se ganó después de llevar a su equipo al primer lugar el fin de semana en la dinámica de integración para empresas.

Godín camina hacia su escritorio, alentado por palmadas en la espalda, sonrisas, y gritos de “La Bestia”.

Este Godín también hace tres viajes al baño durante el día…pero son al baño privado de Gómez, quien perdió una apuesta con Godín el fin de semana, en la cual le cedió uso de suelo de su baño por un mes.

La mitad de sus mensajes cuando regresa de su lunch con Gómez (quien ahora es su compadre) son chistes privados, memes del fin de semana, u otras referencias a las dinámicas de integración y el team building de los últimos tres días.
Godín ama su trabajo. Pero, lo que es aún más importante, ama a sus colaboradores.
Al salir de la oficina, Godín se reúne con varios colegas en el elevador — hace unas horas, por Slack, quedaros de ir a un bar, juntos en equipo. Para cuando pasan por el piso 12, Carmen le guiña el ojo a Godín, y es entonces que él sabe que va a ser una buena noche.

La Conclusión:

Godín ESTÁNDAR y Godín PLUS no son dos personas distintas, ni tampoco la misma persona en momentos diferentes. Godín ESTÁNDAR y Godín PLUS son uno y el mismo, pero viven en Universos paralelos. Por lo tanto, Godín PLUS no es más guapo, ni tiene más carisma o inteligencia social que Godín ESTANDAR. La única diferencia es que los managers y ejecutivos en la universo de Godín PLUS decidieron invertir en su capital humano, quisieron incrementar su integración empresarial, y por tanto llevaron al equipo de Godín PLUS a hacer team building y dinámicas de grupo para empresas en Valle de Bravo.

La Lección:
Si tu equipo en la empresa no está bien integrado, no es culpa de Godín…es tu responsabilidad.

No Comments

Post A Comment